Ave del Carmelo

En honor a nuestra Señora del Carmen, os dejo esta bella interpretacion del Himno de Nuestra Señora Del Carmen. Virgen del Carmen, rogad por nosotros.

A cada quien le va en la feria...



Ora por mí, ora por mi madre por que flaqueo cuando me tientan, pide por mí amada Señora, pide por mí por que me alejo de tu lado, por que he soltado tu mano.

¡Mira Jesús!... Iba de tu mano como niño chiquito y me impresiono la luz de algo llamativo lejos del camino, te solté y corrí dejando el empedrado, internándome en donde no conocía y lo vi, ese bello umbral de colores y formas, bello…pero con esa belleza que resulta tentadora y fatal, era una feria.

Una feria llena divertidos juegos llena de deliciosos aromas y sensaciones, en medio de la nada, rodeado de matorrales amplios y espesos que no me permiten ver lo que he dejado de lado, pero en medio de tantas vueltas ¿Quién necesita ese empedrado llano y aburrido? Aquí estoy mejor, es un sube y baja de emociones un vaivén de sentires hermoso y grato, me siento extasiado y lleno de vida, mis sentidos se llenan con tanto giro.

¡Dejadme bajar!, me quiero bajar pero esta ruleta no para… y cuando lo hace ya no me siento tan bien estoy mareado, hastiado y hasta asqueado, las luces, el ruido molestan mi cabeza, en un último esfuerzo mi cuerpo se revela, expulsando todo lo malo hacia fuera; sobre el suelo apoyando mis rodillas y manos contra el piso, con el cabello en el rostro y un agotamiento tan grande, sentí ganas de salir de ahí, ese lugar no era tan bueno después de todo.

Llevo días caminando, lejos de aquellos juegos, de aquellas luces, estos matorrales y plantas, estos montes son muy oscuros, no veo nada, he caído en infinidad de agujeros, he rotos mis zapatos y camino entre espinas, hay ramas que cortan mis brazos y lastiman mi rostro, tengo frío y no veo nada, la noche es oscura… como deseo encontrar esa hermosa vereda.

Ahí estaba caí como un costal sobre un pedazo liso, el único claro que no tenia hiervas, mis manso se alegraron y mis ojos le dieron la señal, ante mi estaba el camino, lo había encontrado de nuevo. ¿Cómo avanzo? Derecha o izquierda…no se por donde ir, me dieron muchas ganas de llorar, agache la cabeza ¿Cómo pude ser tan tonto?; mas aun así por unos segundos me sentí reconfortar una brisa acaricio mi rostro y la luz regreso a mostrarme lo que estaba escrito en el suelo de la vereda “Ven, Sígueme” y una flecha indicaba hacia donde ir.

Hay días que camino, hay días que corro, pues debo seguirle, debo tratar de alcanzarlo hay veces en que puedo verlo al frente, y otras en que no lo veo, pero se que siempre va hacia delante, esperando que un día lo alcance.

1 comentarios:

Francisco dijo...

En nuestra debilidad es donde Dios nos hace y Se hace fuerte. Que no te espante esta debilidad, es muy humano, es a partir de ella donde podemos empezar a construir nuestra relación. No hay nada que dignifique más al hombre que saberse necesitado de Dios. Espero, hermano, que estas tormentas nunca puedan con tu voluntad. Te baste con mirar a esos ojos en la Cruz... Te encomiendo a María.

Publicar un comentario

Mi llamado...

Les Dejo a todos la cancion que uso el Señor para llamar mi atencion por demas muy bella y cantada por una de las mejores voces en la musica Catolica, la Hermana Glenda

 

Design in CSS by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine
Blogger Template created by Deluxe Templates